Grifaldo Toledo, Jorge

viernes, 8 de marzo de 2013

Poema de Viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

En este viernes pasado por agua necesitamos el cobijo que nos ofrece la lectura de unos nuevos poemas enviados por Piluka... coged esta calentita taza llena de palabras y disfrutadla a pequeños sorbos...




Esteban nació en Madrid hace treinta y algunos años,
pero hace doce que, según su testimonio, nació de
nuevo, esta vez en Atenas. Y como "le da" a la vara
clásica, es capaz de construir en rigurosos hexámetros 
un poema tan incatalogable como éste, en el que la risa
y el llanto difuminan sus límites.
 
Una dama compró en una tienda una gata siamesa
pues al verla prendada quedó del süave pelaje
de la cándida bestia, que, triste, como una vil presa
soportaba reclusa entre rejas tan mísero ultraje.

Para Bruna vivía la dama (pues ese es el nombre
que le hubo asignado), fue tanto el amor que sentía
que a olvidarse llegó de gozar los placeres que el hombre,
unas veces, las otras el sexo contrario, le hacía.

Cada noche al felino la dama cogía en sus brazos
y con un bastoncillo de aquellos que limpian la cera
del oído, a la vez que le daba sentidos abrazos,
masturbaba a la gata, su amor, queridísima fiera.

Mas ¡Ay! Triste está ahora que un coche ha aplastado a su Bruna
derramando los sesos disueltos por toda la calle,
la desgracia consume sus últimos días, ninguna
esperanza le queda, tan sólo que el corazón falle.

Iba yéndose ya para darle final a la vida
acabando su duelo tirándose por la ventana,
cuando en brazos cogiendo aquel cuerpo, aquel alma perdida,
se logró que la tonta intención de caer fuese vana,

y al dejarla delante de lunas que exhiben la moda
vio la dama este bolso, este bolso de piel de conejo
que acaricia creyendo que es Bruna, su delicia toda,
porque yo, Atenea, así quise salvarle el pellejo.


Esteban Ortega Ramos (DEUS EX MACHINA)








(Atendiendo una petición de mi buena amiga Carmen Herrero)
 
 
LA MUCHACHA-CIERVO

Después de derramar el agua de las brujas,
he adquirido un don en la tarde de Pascua.
De noche soy María, de día soy el ciervo
que persiguen los perros de la casa.

-Jacques, ¿dónde tienes los mastines? No los oigo.
-Corren por el bosque en busca del ciervo.
-Jacques, llama a los perros. ¡Salva a tu hermana!
-Madre, ¿cómo piensas que pueda ser María?

Jacques comienza a silbar a los perros
pero han matado al ciervo a dentelladas.
Con su cuchillo, Jacques lo descuartiza.
-¿Cenará María con nosotros?

-Cena, cena, Jacques. Yo soy el primer plato.
La marmita está llena de mi carne.
Al fondo de la sala, con los ojos en llanto,
la madre se ha clavado un puñal en el pecho.  

Balada tradicional vasca 



OREINA B1LAKATU NESKA

Ura ixuririk sorginen bidean,
dohaina bildu dut Bazko arratsean:
Gauaz Mayi nuzu, egunaz oreina
etxeko zakurrek xerkatzen nutena.

-Jakes, nun tuk horak? Eztiat senditzen.
-Oianpean kurri oreina xerkatzen.
-Jakes, deit´zakurrak, salba zak arreba!
-Ama, nola sinets Mayi daitekela?

Jakes zakutreri hasi da xistuka.
Oreina hil dute kolpez ausikika.
Jakesck kanitaz eman du pusketan:
-Aseko ahal da Mayi gurekilan.

-Afal, afal, Jakes. Ni nuk hor lehena.
Ene haragiaz betherik dupina.
Ama, sala-zolan, nigarra begian,
púnala sartu du bere bihotzean.

Euskal  tradiziozko balada


Publicar un comentario