Grifaldo Toledo, Jorge

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Luar (Luz de luna, a través de Mª Pilar Couceiro)

Para este plenilunio una pequeña pero instructiva fábula de Esopo... disfrutadla...




El león enamorado de la hija del labrador

Esopo (h. 600 a. C.)

Se había enamorado un león de la hija de un labrador y la pidió en matrimonio.

No podía el labrador decidirse a dar su hija a tan feroz animal, ni tampoco negársela a causa del temor que le inspiraba.

Entonces ideó lo siguiente: como el león no dejaba de insistirle, le dijo que sí le parecía digno para ser esposo de su hija, pero que debería cumplir con la siguiente condición: que se arrancara los dientes y se cortara sus uñas, porque eso era lo que atemorizaba a su hija.

El león aceptó los sacrificios porque en verdad la amaba.

Una vez que el león cumplió lo solicitado, cuando volvió a presentarse, ya sin sus poderes, el labrador, lleno de desprecio por él, lo despidió sin piedad y a golpes.


Nunca te despojes de tus defensas, pues serás vencido por los que antes te respetaban
Publicar un comentario