Grifaldo Toledo, Jorge

viernes, 11 de diciembre de 2015

Poema de viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

Con algo más de un mes de retraso desde que Piluka lo envió, comparto este poema como homenaje a Carlos Bousoño...


Acaba de dejarnos este asturiano, poeta, crítico y ensayista,
Premio Nacional de Literatura en 1977. Su labor docente,
por la que era muy estimado, se desarrolló entre los Estados
Unidos y la Universidad Complutense.
El hábil uso de la reiteración léxica se puede apreciar en este
poema, que hoy glosa su memoria.


"Piedras en el camino", de Camilo Sabogal

Irás acaso por aquel camino en el chirriante atardecer
de cigarras, cuando el calor inmóvil te impide, como un bloque, respirar.
E irás con la fatiga y el recuerdo de ti, un día y otro día,
subiendo a la montaña por el mismo sendero,
gastando los pesados zapatos contra las piedras del camino,
un día y otro día gastando contra las piedras la esperanza, el dolor,
gastando la desolación, día a día,
la infidelidad de la persona que te supo, sin embargo, querer
(gastándola contra las piedras del camino), que te supo adorar,
gastando su recuerdo y el recuerdo de su encendido amor,
gastándolo
hasta que no quede nada,
hasta que ya no quede nada
de aquel delgado susurro, de aquel silbido,
de aquel insinuado lamento;
gastándolo hasta que se apague el murmullo del agua en el sueño,
el agitarse suave de unas rosas, el erguirse de un tallo
más allá de la vida,
hasta que ya no quede nada y se borre la pisada en la arena,
se borre lentamente la pisada que se aleja para siempre en la arena,
el sonido del viento, el gemido incesante del amor, el jadeo del amor,
el aullido en la noche
de su encendido amor y el tuyo
(en la noche cerrada
de su abrasado amor),
de su amor abrasado que incendiaba las sábanas, la alcoba, la bodega,
entre las llamas ibas abrasándote todo hacia el quemado atardecer,
flotabas entre llamas sin saberlo hacia el ocaso mismo de tu quemada vida.
Y ahora gastas los pies contra las piedras del camino
despacio, como si no te importara demasiado el sendero,
demasiado el arbusto, la encina, el jaramago,
la llanura infinita, la inmovilidad de la tarde
infinita, allá abajo, en el valle de piedra
que se extiende despacio, esperando despacio
que se gasten tus pies, día a día,
contra las piedras del camino.


Carlos Bousoño (Boal, 1923-Madrid, 2015)


Últimos Poemas de Viernes publicados:
Publicar un comentario