Grifaldo Toledo, Jorge

viernes, 3 de mayo de 2013

Poema de Viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

Para este viernes lánguido, a caballo entre dos días festivos y el fin de semana, dos nuevos poemas que nos descubre Piluka...




La influencia de la antigüedad en la formación de la identidad griega moderna

es un tema que ha preocupado a muchos escritores y pensadores.
Yianis Ritsos, perteneciente a la “Generación del 30”, junto a
Odysseas Elytis y Giorgios Seferiadis, representa la continuidad
histórica entre la antigua y la nueva tradición de la poesía helena.



A mediodía, cuando se encontró en el centro del antiguo teatro,
aquel joven griego, seguro de sí mismo,
tan hermoso como sus antepasados,
lanzó un grito (pero no de admiración; admiración
no sintió en absoluto, y si la hubiera sentido,
no la demostraría de seguro); simplemente, un grito,
puede que de la alegría indomable de su juventud,
o para probar la resonancia del lugar. Enfrente,
de lo alto de los acantilados, el eco contestó
-el eco griego que ni imita ni repite,
sino que sencillamente continúa, desde altura incalculable,
el eterno clamor del ditirambo-.


Yianis Ritsos (Monemvasia, 1909 – Atenas, 1990) Teatro antiguo

Όταν, κατά το μεσημέρι, βρέθηκε στο κέντρο του αρχαίου θεάτρου,
νέος Έλληνας αυτός, ανύποπτος, ωστόσο ωραίος όπως εκείνοι,
έβαλε μια κραυγή (όχι θαυμασμού· το θαυμασμό
δεν τον ένιωσε διόλου, κι αν τον ένιωθε
σίγουρα δε θα τον εκδήλωνε), μια απλή κραυγή
ίσως απ' την αδάμαστη χαρά της νεότητάς του
ή για να δοκιμάσει την ηχητική τού χώρου. Απέναντι,
πάνω απ' τα κάθετα βουνά, η ηχώ αποκρίθηκε –
η ελληνική ηχώ που δε μιμείται ούτε επαναλαμβάνει
μα συνεχίζει απλώς σ' ένα ύψος απροσμέτρητο
την αιώνια ιαχή του διθυράμβου-.


Γιάννης ΡίτσοςΑρχαίο θέατρο  








Este autor pertenece al grupo de poetas futuristas, formado, entre otros,
por Vasili Kamensky, David Burliuk y Yelena Guró.
El futurismo ruso se inicia con el manifiesto
"Bofetada al gusto del público" (1912),
firmado por los componentes del grupo "Hylaea",
que buscaba deliberadamente causar escándalo,
llamar la atención y repudiar el arte estático del pasado.


Los piojos me rogaban inútilmente
mientras trepaban cada mañana por mis vestidos,
y cada amanecer los ejecutaba
escuchando sus crujidos,
aunque siempre afluían de nuevo tranquilamente.

Rusia, yo te he donado
mi blanco cerebro divino:
soy yo, soy Jliébnikov.
Hundí las estacas, los ejes, en el alma del pueblo,
y levanté sobre pilotes una casa,
«Nosotros los futurianos».

Hice todo ello como un miserable,
un ladrón, dondequiera maldito por las gentes.

Velimir Jlébnikov (Rusia, 1885-1922) Los piojos



Вши тупо молилися мне,
Каждое утро ползли по одежде,
Каждое утро я казнил их —
Слушай трески, —
Но они появлялись вновь спокойным прибоем.

Мой белый божественный мозг
Я отдал, Россия, тебе:
Будь мною, будь Хлебниковым.
Сваи вбивал в ум народа и оси,
Сделал я свайную хату
«Мы — будетляне».


Все это делал, как нищий,
Как вор, всюду проклятый людьми.


Велимир Хлебников (Россия, 1885-1922), Вши




Publicar un comentario