Grifaldo Toledo, Jorge

viernes, 31 de octubre de 2014

Poema de Viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

Este viernes, Piluka nos acerca a Ewa Lipska con un poema de dura crítica a través de lugares comunes y cotidianos que cambian de sentido en sus manos.



Esta poetisa, nacida pocos meses después del final de la
Segunda Guerra Mundial, no podía permanecer al margen
de la reciente historia de su país, por lo que su poesía
denuncia el sistema de propaganda política e intenta
describir las debilidades del lenguaje en general como
instrumento de la percepción humana y la comunicación



Nosotros somos en este preciso instante.
Yacemos sobre un fuego blanco
merced a un amor de repuesto.
Andamos a la caza de una continuación.
Cerca, retumba la lavadora
de los tenores wagnerianos.
Se arremolina el coro de la espuma.
Durante el prelavado,
blancos calcetines angelicales.
Sedas nebulosas de la ropa blanca.
Hechos tejidos en lino.
Intrigan las ambiciosas energías del sol.
Los ahorrativos molinos de Don Quijote.
Los amorosos reactores nucleares.
Por parte de madre, nuestro país
pertenece al Este.
Sobre las llanuras, el áspero
paño de los uniformes.
Un salón en la periferia.
Por parte de padre, a Europa
y al pacto cosmético.
Planchado de arrugas.
Nos hallamos a la altura de Sócrates.
Cruzamos a nado en pos de Ajmátova.
Nos dejan atrás los esquiadores
de la glacial pieza en un sólo acto.
El contrabajo pulsa con fuerza su cuerda.
Acomete un tono tierno.
Ellos ya fueron.
Nosotros somos en este preciso instante.
Vosotros apenas si estáis empezando a ser.

Dios paga el mal desde un cajero automático.
Se balancea la naranja de Newton.
De sabor ligeramente agrio.

Ewa Lipska (Cracovia, 1945), La naranja de Newton: el origen




My właśnie jesteśmy.
Leżymy w białym ogniu
korzystając z rezerwowej miłości.
Polujemy na ciąg dalszy.
Obok huczy pralka
wagnerowskich tenorów.
Wiruje chór piany.
Podczas wstępnego prania
białe skarpetki anioła.
Zamglone jedwabie bielizny.
Fakty lnu.
Intrygują ambitne energie słoneczne.
Oszczędne wiatraki Don Kichota.
Miłosny reaktor atomowy.
Nasz kraj ze strony matki
należy do Wschodu.
Na nizinach szorstkie
sukno munduru.
Salon na peryferiach.
Po ojcu Europa
i kosmetyczny pakt.
Wygładzanie zmarszczek.
Jesteśmy na wysokości Sokratesa.
Przepływamy przez Achmatową.
Mijają nas narciarze
z mroźnej jednoaktówki.
Kontrabas szarpie strunę.
Uderza w czuły ton.
Oni już byli.
My właśnie jesteśmy.
Wy dopiero będziecie.

Bóg wypłaca z automatu zło.
Kołysze się pomarańcza Newtona.
Lekko kwaśny smak.

Ewa Lipska (Cracovia, 1945), Pomarańcza Newtona: pochodzenie



Últimos Poemas de Viernes publicados:
Publicar un comentario