Grifaldo Toledo, Jorge

domingo, 1 de noviembre de 2015

Poema de viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

Piluka nos pide disculpas por el gazapo cometido la semana pasada... y yo con ella, porque con las prisas (llevo un par de semanas viviendo atropelladamente) no me leí la introducción y lo publiqué tal cual...
Pido disculpas por el feroz gazapo ortográfico que se coló la semana pasada:
haya (subjuntivo) por halla (indicativo)Maldito corrector (graciñas, primita).
Hace falta un estudio serio sobre predictivos.


Bueno, y después de la corrección toca disfrutar de la pasión y la fuerza de Licínia Quitéiro


No es fácil seguir la trayectoria de esta poetisa brasileira.
Sólo puedo deciros que es traductora y maestra. Y que me
agradó su manera de escribir.



Mírame, con los ojos cerrados por verme mejor.
Tócame, como si fuese barro y pudiera romperme.
Dime, suave, que aún no es el día en la casa del rezo.
Dame todas tus ropas. Te doy mi piel.
Fíngeme ser la madre y el padre y que yo soy el hijo.
Llévame a los confines ingratos de esta dura tierra.
Deja joyas, cuchillos, tramoyas del hambre.
Atrévete a cruzar el gran charco de engaños.
El mundo nos espera y nos recela.
Entre ir y quedarse, entre muertes y muertes, partamos.
Si estamos en vanguardia, volveremos,
pues la tierra es redonda para los que volamos.
Mírame, tócame, háblame, llévame
más allá de las púas, del miedo, a este país
a la izquierda, y se dice que es una mujer
y también es un hombre, y un niño deseado
que aún no vino al mundo.

Licínia Quitério (Río de Janeiro, 1940), Mírame con los ojos cerrados

Fotografía de Arman Zhenikeyev


Olha-me, de olhos fechados, para melhor me veres.
Toca-me, como se eu fosse de barro e pudesse quebrar.
Fala-me, baixinho, que ainda não é dia na casa de orações.
Dá-me o teu manto que eu dou-te a minha pele.
Pega-me, que tu és pai e mãe e eu sou filho.
Leva-me para longe desta terra ingrata.
Deixa as jóias, as facas, as máquinas da fome.
Atreve-te ao grande mar de enganos.
O mundo inteiro está à nossa espera e nos receia.
Entre o ir e ficar, entre a morte e a morte, vamos.
Se formos sempre em frente, voltaremos,
porque a Terra é redonda, sabem os voadores.
Olha-me, toca-me, fala-me, leva-me
para lá das farpas, para lá do medo, ao país
que restou e onde se diz haver uma mulher
e um homem e um filho desejado
por nascer.



Últimos Poemas de Viernes publicados:
Publicar un comentario