Grifaldo Toledo, Jorge

domingo, 12 de junio de 2016

Poema de viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

Hoy viajamos a la sensualidad de la mano de Juana de Ibarbourou... una mujer que luchó porque su talento se valorara más que su belleza...


se lamentaba con amargura de que se hablara mucho más de su espléndida belleza
que de su inspirado lirismo. Ya con cuarenta años, en el Parlamento de Montevideo,
recibió el título de «Juana de América», frente a una multitudinaria presencia de poetas
y personalidades. Fue elegida académica de las letras en 1947 en su país, y en 1959,
el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid le concedió el Gran Premio Nacional de
Literatura, que se otorgaba ese año por primera vez.

  
"Effloresce", óleo sobre tabla de Jeremy Mann

Tómame ahora que aún es temprano
y que llevo dalias nuevas en la mano.

Tómame ahora que aún es sombría
esta taciturna cabellera mía.

Ahora que tengo la carne olorosa
y los ojos limpios y la piel de rosa.

Ahora que calza mi planta ligera
la sandalia viva de la primavera.

Ahora que en mis labios repica la risa
como una campana sacudida aprisa.

Después..., ¡ah, yo sé
que nada de eso más tarde tendré!

Que entonces inútil será tu deseo,
como ofrenda puesta sobre un mausoleo.

¡Tómame ahora que aún es temprano
y que tengo rica de nardos la mano!

Hoy, y no más tarde. Antes que anochezca
y se vuelva mustia la corola fresca.

Hoy, y no mañana. ¡Oh, amante! ¿no ves
que la enredadera crecerá ciprés?



Juana de Ibarbourou (Melo, 1892-Montevideo, 1979), La Hora

Últimos Poemas de Viernes publicados:
Publicar un comentario