Grifaldo Toledo, Jorge

domingo, 23 de febrero de 2014

DESEO

Si tuviera que elegir una canción, no sé si de amor, pero sí de rendición absoluta, del amante que te busca en tu sueño para encontrarte antes de que despiertes y él se convierta en cenizas de un sueño terminado... si tuviera que elegir una canción que cuando la escucho hace vibrar cada poro de mi piel y desgarrarse una parte de mi alma, esa, sin duda, sería "Deseo", de Pedro Guerra...




Espero, Javier, que se demoren las luces del alba...







Te seguiré hasta el final 
te buscaré en todas partes 
bajo la luz y las sombras 
y en los dibujos del aire 

Te seguiré hasta el final 
te pediré de rodillas 
que te desnudes amor 
te mostraré mis heridas 

Y con las luces del alba 
antes que tú te despiertes 
se hará ceniza el deseo 
me marcharé para siempre 

Te seguiré hasta el final 
entre los musgos del bosque 
te pediré tantas veces 
que hagamos nuestra la noche 

Te seguiré hasta el final 
con el tesón del acero 
te buscaré por la lluvia 
para mojarme en tu beso 

Y con las luces del alba 
antes que tú te despiertes 
se hará ceniza el deseo 
me marcharé para siempre 
y cuando todo se acabe 
y se hagan polvo las alas 
no habré sabido por qué 
me he vuelto loco por nada 

Te seguiré hasta el final 
por la escalera del viento 
para rogarte, por Dios, 
que me hagas sitio en tus besos 

Y con las luces del alba 
antes que tú te despiertes 
se hará ceniza el deseo 
me marcharé para siempre 
y cuando todo se acabe 
y se hagan polvo las alas 
no habré sabido por qué 
me he vuelto loco por nada 

Y con las luces del alba 
antes que tú te despiertes 
se hará ceniza el deseo 
me marcharé para siempre 
y cuando todo se acabe 
y se hagan polvo las alas 
no habré sabido por qué 
me he vuelto loco por nada.
Publicar un comentario