Grifaldo Toledo, Jorge

domingo, 5 de septiembre de 2010

Septiembre, por fin septiembre...
Se acaba el calor sofocante y empieza el tiempo indeciso que fluctúa entre el vaivén de las olas dulces del verano y las revoltosas del otoño... mi tiempo preferido...

Yo sé que voy a contracorriente, que todo el mundo está triste porque finaliza el verano, las vacaciones estivales, el cosquilleo de los amores pasajeros... pero como yo no soy amante del calor, adoro las vacaciones de septiembre o noviembre, las tormentas de esta época, los amores reposados y profundos del otoño... adoro este tiempo de cambios y sorpresas, de reencuentros con los amigos que regresan de sus vacaciones, morenos, sonrientes y rebosantes de energías nuevas... adoro las reuniones chispeantes de ideas con mi gente de Otras Palabras, las nuevas salidas al teatro con mi gente de Tragycom, los cumpleaños que adornan los próximos meses, las cafés calentitos con cualquiera de mis amigos y, por supuesto, los 8 días de vacaciones que aún me quedan por tener, jejejeje.

Además, este año tengo varios motivos más para adorar este otoño. Un trabajo estable y el 10º aniversario de la revista Otras Palabras... por eso este verano ha sido un verano tranquilo, y, mientras me adaptaba al trabajo nuevo, he aprovechado para sumergirme en el Madrid de Bevilacqua, buscar a Gurb, cabalgar a través de las llanuras de Algaria buscando el Orbe de Aldur y las de Mallorea persiguiendo a Zandramas... y por eso este otoño será un otoño de recitales, tertulias, presentación del nuevo número de la revista, nuevos proyectos, poemas y relatos... y de nuevas aventuras por otros rincones del mundo de la mano de los libros, de esas maravillosas puertas a la imaginación...
Publicar un comentario